Nikon AF 600 Panorama

1993

La Nikon AF600 es una cámara point and shoot analógica muy interesante. Tiene una lente f3.5 de 28mm y la posibilidad de disparar en panorámico. Un área de enfoque que comienza en 35 centímetros y autofoco. El lector de carretes permite que todo sea introducir el carrete y ponerte a disparar.

Es una cámara estupenda para llevar en el bolsillo, siempre encima. No pesa y no es demasiado grande. Lo que sí es complicado es mirar a través del visor, es bastante complejo encuadrar.

Diseño

85%

Peso

100%

Posibilidades

70%

Resultados

85%

Cómo funciona la Nikon AF600

Al contrario que otras cámaras que he ido probando en este proyecto de fotografía analógica, esta cámara es completamente automática. Esto lo convierte en un juguete bastante interesante para salir a cazar fotografía. Es la típica cámara de los años noventa, completamente dirigida al gran público.

Como comentaba antes, es completamente automática, de hecho, el lector de carretes hace que la cámara sea la que elija el ISO. Esto es cómodo, ya que al final te olvidas de todo y simplemente disparas.

Los 28mm la hacen una lente muy cómoda para disparar, ya que casi todo lo que tengas delante va a salir en el encuadre y la apertura es suficientemente amplia como para trabajar bien en situaciones de poca luz. Además, el flash que viene integrado salta de manera automática cuando no encuentra luz suficiente en el encuadre.

Marina

Experimentando con la Nikon AF600

Como muchas de las cámaras que tengo, esta llegó a mis manos de casualidad. Me la prestó un buen amigo, al que desde aquí le mando saludos y le prometo que se la devolveré en cuanto le vea. Puse un Ilford HP5 400 y me puse a disparar.

Cuando empiezas a hacer fotos con esta cámara, te olvidas de que es un carrete y que se puede acabar. Al ser automática, te da la sensación de que puedes hacer cientos de fotos hasta que el carrete se termina y empieza el motor a rebobinar.

El visor está en todo el centro de la cámara, haciendo que sea verdaderamente incómodo mirar a través de él. Es complicado porque es muy pequeño y apenas ves nada. Después está el hecho de que no sabes lo que está enfocando, porque aunque tenga autofoco y una especie de guía sobre dónde está enfocando, no terminas de confiar en que vaya a salir algo.

Tiene la capacidad de autodisparar, lo que es bastante cómodo y rápido de hacer. Además, una característica que me ha llamado la atención es que puedes disparar dos fotografías de manera automática.

El tema de la fotografía panorámica es bastante cómodo y fácil de acceder a él, pero los resultados son poco satisfactorios, la corrección de lente hace que se vean de una forma un tanto extraña.

Aquí os muestro algunos ejemplos de las cosas que salen de esta pequeña cámara.

Conclusiones

Como conclusión puedo decir que la Nikon AF600 hace un buen trabajo, es una cámara para disfrutar de los colegas.

Es complicado hacer fotografías con ella, porque no terminas de confiar ni en el encuadre ni en el foco. Por lo que tengo mis dudas de que la siga utilizando. Es una cámara para viajes, para tener a mano y tirar fotos para recuerdos, ya que todo lo que esté delante de ti saldrá en la foto y si tienes suerte, saldrá enfocado.

Es divertida y puedes hacer muchas cosas con ella, pero no es una cámara con la que puedas aprender demasiado.

[mailpoet_form id=”1″]

Leave a Reply