Nikon FG

1982

Para el reto de un carrete al mes pude encontrar esta cámara, una Nikon FG de principios de los 80. Es una cámara mucho más ligera que la FE que ya presenté hace unas semanas, pero también un modelo con unas prestaciones y mecánica inferior a la misma.

La Nikon FG es una cámara  SLR con modo P. Es la primera Nikon en tener un modo programa. Este modo Programa permite a la cámara establecer tanto la velocidad como la apertura. Nikon hizo un gran esfuerzo manteniendo la misma montura en sus cámaras, quizá por eso tardó tanto en lanzarlas al mercado; hacía ya unos años que Canon había lanzado al mercado la Canon A1 y AE1 con estas características.

La estrategia que siguió Nikon en esos momento fue la de introducir tecnología nueva a cámaras de gama media-baja. Esto les permitía evaluar la calidad de dicha tecnología con el gran público, pudiendo más tarde adaptarla a cámaras de gama alta. Es una estrategia arriesgada, más viendo cómo el mercado profesional fue paulatinamente trasladándose a la competencia.

Lo que está claro es que esta cámara es una compañía muy cómoda, su peso es bastante más ligero que las Nikon F y sus posibilidades son prácticamente ilimitadas.

Diseño

100%

Peso

90%

Posibilidades

90%

Resultados

90%

Cómo funciona la Nikon FG

La Nikon FG ofrece tres modos de disparo. El modo automático, que permite al usuario elegir el diafragma al que disparar; el modo programa, que da el control total a la cámara (siempre que coloquemos bien la apertura), que elige tanto la velocidad como el diafragma; y el modo manual, en el que el usuario elige tanto la velocidad como la apertura.

Una vez introducimos la batería, la cámara comienza a funcionar, el fotómetro se pone en marcha y nos indica la configuración correcta para una foto bien expuesta.

El visor es claro y limpio. El enfoque se cuadra con la pantalla de enfoque haciendo coincidir los cristales y los resultados son bastante buenos.

Experimentando con la Nikon FG

Para empezar, si tienes pensado hacerte con una cámara así, lo primero que debes hacer es asegurarte del buen estado de la misma. En mi caso es una reliquia que encontré y decidí rescatar para este proyecto.

Una vez me hice con una batería, me sorprendió la facilidad que tiene la cámara y la velocidad que adquieres en modo prioridad de apertura para tomar fotografías muy interesantes, incluso cuando la luz es muy tenue.

El carrete de prueba que utilicé fue un ILFORD HP5 Plus400, que ha dado unos muy buenos resultados para las pruebas que he ido haciendo. Mucho grano, pero muy correcto.

En este caso utilicé para la prueba un objetivo Nikkor 35/70, en el que prácticamente todas las fotos las hice en 35mm debido a que el cristal de la pantalla de enfoque tenía a ennegrecerse al utilizar otra focal.

Conclusiones

Es una cámara única. Es fácil de utilizar con unos conocimientos básicos de fotografía, los resultados son muy buenos y la sensación de la palanca de arrastre es espectacular. Todo es fluido con ella. El enfoque es suave y sencillo de comprender.

Es probablemente una de las mejores cámaras analógicas para obtener siempre buenos resultados. Apenas necesitas nada y la oferta de lentes está a la altura de la marca.

Algunas de las imágenes tomadas con esta cámara están en @itcanph_film

Leave a Reply