HorsesDay

La Doma Clásica, el arte del jinete, la elegancia del caballo

  • Role Fotógrafo Ignacio Tuset
  • For MGG
  • Date 14 Julio 2016
  • Type Proyecto
  • EOS 750D 18-55 IS
Los movimientos del caballo, siendo naturales, requieren mucho entrenamiento y preparación por parte de los dos implicados. El jinete ha de conocer al caballo y confiar en él; así como el caballo ha de estar en forma y comprender al jinete en sus órdenes.

Los jinetes entrenan diferentes aspectos del caballo, desde la elasticidad, la forma física y los movimientos hasta sus posibles miedos.
La armonía entre jinete y caballo nace, crece y se construye diariamente. Juntos forman un binomio capaz de emocionar al espectador.

Los caballos y sus jinetes siguen un perfecto ritual, son capaces de fundirse sobre la pista, pero fuera de ella hay un cariño evidente.
Kara observa a su dueña entrenar Un caballo en Doma Clásica se desliza sobre la pista de manera elegante, haciendo fácil lo difícil.

Movimientos laterales, giros sobre sí mismo, cambio de pie al galope o la realización otros movimientos de enorme dificultad, por toda la pista o de manera estática.

Es de enorme belleza todo lo que un caballo realiza sobre la pista. Parece bailar al son del jinete.
Para cuando termina el entrenamiento viene el baño y la recogida a la cuadra. Un caballo requiere de un cuidado especial, y más los caballos de competición. Estos caballos pueden sufrir de estrés en los diferentes viajes o en competiciones, llegando incluso a producir úlceras de estómago.

Por ello todos los cuidados son pocos. Desde la alimentación hasta los cuidados en la piel, las herraduras e incluso el correcto uso de su vestimenta al ser montados.

El estado de la cuadra, el cariño de los jinetes, equipo veterinario y staff garantizan que estos caballos estén siempre en plena forma.
Kara espera el final de una mañana dura de entrenamiento.