Log

WALLS

Por Ignacio Tuset

Cuando se funde lo real con la imaginación.

El trabajo de un fotógrafo consiste en muchas ocasiones en retratar una determinada escena y retenerla en el tiempo.

Muchas veces la fotografía se convierte en un retenedor de recuerdos, un almacén, una forma de inmortalizar un momento, de tal manera, que nos permite transmitir una realidad instantánea cuando en un futuro ésta se transforma o incluso desaparece.

La historia de la fotografía está llena de grandes artistas, que han sabido capturar la belleza de un instante. Pero como todo arte, éste evoluciona, puede ser reinterpretado.

Y es aquí donde nace este proyecto, de la necesidad de contar algo. Vivimos rodeados de belleza, que en muchas ocasiones no vemos por los muros que nosotros mismos nos ponemos. La realidad es bien distinta, si podemos imaginar, podemos crear.

Un fotógrafo cuenta una realidad, sus ojos son los que ven y eligen cómo transmitir dicho instante.

Lo que queríamos transmitir con esta serie fotográfica es el hecho de que el fotógrafo es arquitecto de realidades.
Encontramos lugares que tienen un encanto personal, y transformamos esa situación en algo que a simple vista no está, pero que podemos imaginarnos. Paredes, murales… localizaciones que no existen en nuestro mundo, pero que nosotros podemos crear ayudados por las tecnologías actuales.

Lo más importante es generar esa sensación de ser único, especial. La inmensidad de un lugar con respecto a la pequeñez con la que a veces nos sentimos ante el mundo.

Durante esta serie hacemos un recorrido por calles residenciales, en las que todo está duplicado, en las que todo se funde debido a la homogeneización de la que la arquitectura moderna se ha provisto para disminuir los costes. Sin embargo nosotros plasmamos otra realidad, una diferente, única, especial.

Es una serie artística, en la que la fotografía que se muestra expresa el carácter urbano que no podemos ver en la calle.

La serie consta de cinco fotografías. Se trata de lugares completamente diferentes, con tonalidades distintas, de la misma forma que escenarios completamente dispares. Pero la esencia es siempre la misma, generar espacios inexistentes a partir de fotografías tomadas en estas zonas residenciales.

El valor de la fotografía no consiste en el simple hecho de apretar un botón o pasarse horas delante de un ordenador o cualquier herramienta editando fotografías o haciendo diseños… el valor reside en el hecho de compartir ese punto de vista sobre las cosas. en aportar tu pequeña perspectiva del mundo en la realidad en la que vivimos.


El arte de comunicarte con tu mundo, con lo que te rodea.

Vivimos ajenos a todo lo que nos rodea, muchas veces pasamos de largo.
Creo que de vez en cuando es necesario parar, observar… y fundirse.