¿Quieres aprender a hacer fotografía?

 

Sal a la calle con tu cámara y empieza.

Da igual si solamente tienes un smartphone, una cámara compacta o una réflex. Lo importante es salir a la calle y empezar a hacer fotos. En modo manual, modo AV, modo P e incluso automático. Hacer fotos una y otra vez, todos los días.

Una buena estrategia es hacer un proyecto 365. Consiste en hacer una fotografía cada día durante un año. Parece sencillo, pero es uno de los retos más complicados en la fotografía y probablemente uno de los proyectos en los que más puedes aprender.

Un ejemplo de cómo puedes aprender a hacer mejores fotografías

Proyectos como el 365 que mencionaba antes, son los más productivos a la hora de aprender a hacer fotografía. Te obligan a salir a la calle, te obligan a exprimir tu imaginación. El primer mes es sencillo, un día unas hojas sueltas, otro día unos zapatos, otro día un retrato, otro día un paisaje… Pero llegas a quedarte sin ideas. Es entonces cuando te tienes que plantear realmente las cosas y salir de tu zona de confort.

A las 6 de la mañana amanece. Puedes amanecer tú también, salir a la calle y fotografiar un amanecer.

Cualquier lugar en el que estés tendrá una belleza diferente a las 6 de la mañana. Las calles desiertas, los primeros rayos de sol filtrándose, los colores que verás están únicamente a esa hora.

Puedes aprender a hacer fotografía de larga exposición. No necesitarás un filtro, antes de que el sol aparezca, la luz será tenue. Buscar un cielo nuboso y esperar. Un mar y calmarlo.

Los colores se fotografían

Pero no están siempre. Los tienes que encontrar.

Cuando te propones aprender algo, en este caso la fotografía, tienes que empaparte, meterte hasta el fondo, aprender supone sumergirte y sacrificar otras cosas. Puedes seguir durmiendo esa mañana, pero no habrás capturado esa ola al romperse.

¿Cuántas excusas tienes?

Y bueno. Infinidad de excusas más.

Autoretrato

No valen

Si no tienes a nadie a quien fotografiar, hazte fotos a ti mismo. Si no te gustas, encuéntrate. Fotografía la calle, edificios, animales, montañas, naturaleza, mobiliario… Cualquier cosa es motivo de inspiración. Desde lo más elemental que puedas encontrar en casa, utilizando el macro de la cámara, usando una lupa como filtro o un cristal como reflectante.

Si no vives en Nueva York no importa. Puedes fotografiar y retratar tu pueblo.

Si no tienes el mejor equipo, tampoco importa. Puedes hacer maravillas con tu teléfono móvil. Y más con las herramientas de edición que existen en la actualidad. Tienes apps de una calidad excelsa de manera gratuita.

No sabes usar Photoshop, pero tienes acceso a YouTube. Está todo ahí y de nuevo, es gratis.

No tienes tiempo… Entonces no tienes interés. Cualquiera que diga que no tiene tiempo para algo es que verdaderamente carece de interés por hacerlo.

¿Quieres aprender a hacer fotografía?

Elimina las excusas y ponte a ello. Tienes el mundo a tus pies, para hacer todo lo que quieras. Solamente necesitas empezar. Muchas veces no somos conscientes de la cantidad de cosas que podemos llegar a hacer en 24 horas. No digas nunca más que no tienes tiempo. Porque si quieres aprender a hacer fotografía, solamente tienes que hacer más fotos.

Te invito a que visites mi IG personal. En él podrás ver algunas de las fotografías que no he publicado en otros medios, que no son dedicadas al marketing o a publicidad. Podrás descubrir un poco más acerca del tipo de fotografía que realizo. De la misma forma en la que te invito a que me escribas para comentarme cualquier tipo de duda o cosas que te gustaría aprender.

¡Nos vemos pronto!

Aquí tenéis algunas de las imágenes de aquél día a las 6 de la mañana

Leave a Reply