Fotografiar a un perro como hobby te ayuda a ser mejor fotógrafo

¡Buenas tardes amigos! Os presento a Lobo, un pequeño mestizo de 8 meses que desde hace 5 vive conmigo.

Nunca me planteé tener perro, pero desde que nos conocimos no hemos podido separarnos, y lo digo casi literalmente.

Lo que vengo a contar es que, cuando tienes un perro y te dedicas al mundo del diseño, te entra la paranoia creativa. Vuelves a coger la cámara de otra manera y vuelves a sentir esa sensación del fotógrafo amateur, esa en la que cada cosas que haces es nueva y te entusiasma.

Un perro para fotografiar, se va de vacaciones

Un autónomo en España vive en la completa incertidumbre ante su trabajo, nunca desconecta. Por eso pensé que tener un perro sería complicado.

No me equivocaba, tener un perro requiere mucha responsabilidad, mucha paciencia y estar dispuesto al sacrificio que supone. Pero cuando trabajas solo y pasas mucho tiempo pensando en opciones y en maneras de llevar tus proyectos adelante, es un fuente de inspiración constante, una ayuda cuando todo te supera y un compañero leal que siempre está cuando le necesitas.

En esta entrada solamente os quería enseñar algunas fotos. Como siempre sois libres de opinar. Desde luego es un lujo tener un perro para fotografiar, porque te enseña muchas cosas.

Me despido hasta la próxima, seguro que será pronto.

Os animo a visitar el Instagram de Lobo 

Este instagram nace con la idea de convertirse en el álbum de vida de Lobo, nuestro pequeño mestizo, el perro para fotografiar. Que desde que llegó a casa se ha convertido en pieza angular de nuestras vidas. Cuando vimos que teníamos más fotografías suyas que de cualquier otra persona con la que nos hayamos cruzado, se nos ocurrió la idea de compartirlas y generar una comunidad con la que comunicarnos. De esta forma hemos conocido amigos nuevos, lugares secretos y formas de entender la relación humano perro que antes no llegábamos a imaginar. 

Join the discussion One Comment

Leave a Reply